El 23 de junio de 1989, el arqueólogo hondureño Ricardo Agurcia Fasquelle (en la actualidad Presidente Ejecutivo de la Asociación Copán) descubrió un templo único y extraordinario. Mientras exploraba bajo el Templo 16, él encontró la muestra mejor conservada de arquitectura monumental en Copán. Le dio por nombre “Rosalila” (nombre de un color), siguiendo un sistema de nomenclatura establecido en el Proyecto Tikal.
A Rosalila no lo destruyeron los antiguos mayas, como a otros edificios que han encontrado los arqueólogos. Fue enterrado con mucho esmero y con mucha ceremonia. Sus cuartos, molduras y nichos se rellenaron con mucho cuidado con lodo y piedras, mientras que sus paneles trabajados en estuco los cubrieron con una capa gruesa de mortero blanco. Este mortero protege aun las numerosas capas de pintura original de Rosalila.

 

La Asociación Copán proveyó los fondos para una parte de la investigación, la conservación y para la presentación de Rosalila al público. La Asociación también ayudó en la creación del túnel para los visitantes a Rosalila y del Museo de Escultura de Copán. Sin el trabajo incansable y sin los fondos con que contribuyó la Asociación, el templo impresionante de Rosalila no sería el icono de la identidad nacional y el orgullo que es hoy.  Fuente  www.asociacioncopan.org

 

Categorias: