Ser consistentes es parte básica de la credibilidad de una persona o institución y lo que se pregona debe ser acompañado de acciones concretas que sean congruentes con ello, Guanaja, “La Isla Verde” ha sido el slogan promocional de uno de los últimos paraísos naturales del mundo, una realidad que se puede observar a simple vista, la isla más verde de las Islas de la Bahía, un mérito mayor si consideramos que fue arrasada por el huracán Mitch en 1998, eso está bien, pero hoy se ha dado un paso mucho más allá de lo verde de los bosques que cubren el suelo y del criterio que verde significa.

Vivir en una isla acarrea enormes responsabilidades con el ambiente Una isla, rodeada de mar, tiene muchas ventajas y también desventajas en relación al manejo de los recursos naturales y desperdicios, en la última evaluación sobre la salud de los arrecifes Honduras se mostró una vez más como el país que mejor cuida su riqueza marina, de los informes presentados, todos los indicadores progresaron en relación a los resultados obtenidos el año previo, todos excepto el manejo de desperdicios, bien, no se agudizaron los problemas pero el hecho que no hayan avances positivos es también una razón para preocuparse.

Es de apoyar las iniciativas que en las islas en general se están adoptando y visualizando, en Roatán que es la más poblada, se está incursionando en el uso de energía eólica, se busca la implementación de energías alternativas y autos que usan las mismas, un proyecto a mediano plazo pero con trascendencia monumental, en Guanaja, y por las condiciones de la isla, el uso de energía alternativa es la usanza más viable, pero ¿qué se está haciendo con los desechos sólidos que son un problema del día, día?, una buena pregunta si consideramos que si los desechos no se manejan adecuadamente, tarde o temprano van a dar al mar, y vaya que mar, uno de los sitios más prístinos del planeta, un problema que tiene un enorme camino por recorrer salvo que se implementen decisiones contundentes.

Dentro de los desechos sólidos que más daño potencial significan para el ambiente son los plásticos en general, esto por la dificultad que existe para destruirlos, envoltorios de productos, envases de refrescos, bolsas de empaquetado y miles de opciones más que la naturaleza es incapaz de destruir, de las previas, algunas de ellas se pueden reciclar con facilidad y esperamos que pronto esa tarea sea resuelta apropiadamente, pero uno de los problemas más difíciles son las bolsas plásticas de empaquetado, que se cuentan por miles o millones y cuyo volumen de crecimiento es directamente proporcional a la capacidad adquisitiva de los pobladores de la isla, una nueva compra, una nueva bolsa para el basurero.

El ejemplo de Guanaja Por orden municipal, a partir del primero de Agosto del 2016 queda prohibido el uso de bolsas plásticas para empaquetado en toda la isla y para ello se entregará a cada jefe de familia un par de bolsas reutilizables, ante la prohibición del uso de bolsas plásticas y la necesidad de empaque se instruye a los pobladores a utilizar bolsas de papel, pobladores que serán concienciados sobre la importancia de esta iniciativa que al final de cuentas se basa en la disciplina y apoyo de la gente.

Esta prohibición que se resume en un párrafo, tiene enormes dimensiones y es trascendental en el manejo del plástico en la isla, una iniciativa que debería ser implementada en Roatán y Utila, ¿y por qué no? en el territorio continental de Honduras. ¡Bravo Guanaja!, ahora esperamos que el reciclaje sea un paso más en la ruta de consistencia de la que hoy es La Isla Verde, y esperamos lo sea por la eternidad, pero eso, está en manos nuestras.

Categorias: