¿Cuánto crees que te tomaría encontrar a más de 400 especies de aves volando en libertad en un ambiente completamente natural? ¿meses, semanas?... ¿y si fueran 20 minutos? Por increíble que parezca, esa es la cantidad de aves que habitan una zona del Parque Nacional Pico Bonito. Algunas Aves de Honduras.

Una de las 107 áreas protegidas que cubren casi la cuarta parte de Honduras y la rodean con el manto azul turquesa del Caribe y las aguas pacíficas del Golfo de Fonseca. Sumadas son 27,862 km2, más del doble de las áreas protegidas de Costa Rica, y más grandes que la isla de Sicilia o que Belice.

La diversidad de la naturaleza en Honduras es tan rica en especies animales y vegetales que desborda con creces la capacidad de los científicos para registrarlas. Las más de 1,000 especies de fauna y más de 8,000 de flora que se han identificado son una parte minoritaria de todo lo que vive en Hondnuras. Tener contacto con la naturaleza es algo inmediato en Honduras, incluso mientras te diviertes y te relajas.

Las aguas cristalinas del Caribe hondureño, por ejemplo, te preparan varios espectáculos naturales: a sólo 2 metros de la playa, cientos de peces de colores vivos te reciben en este mundo nuevo en el que flotas haciendo esnórquel o que te envuelve con otros paisajes buceando por la barrera coralina más grande de América y segunda del mundo, cuyos dos lugares más cubiertos de coral vivo están en Honduras.

También conserva zonas selváticas que el hombre no ha habitado en miles de años. El segundo bosque tropical más grande de América, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, guarda en la Biósfera del Río Platano una reserva de vida que la ciencia aún desconoce.

Y en diferentes puntos del país puedes participar de varias iniciativas para proteger y conservar especies como tortugas, guaras, iguanas y delfines. En Honduras exploras, descubres, te diviertes o investigas en bosques de coníferas, de hoja ancha, nublados y de mangle; en lagos, lagunas, ríos, cascadas y rápidos, humedales y pantanos; en montañas y picos, acantilados y cuevas; por senderos y caminos, y en islas, playas, arrecifes y mar abierto.

La naturaleza aviva estos acuarios y viveros en Honduras para que con sólo respirar hondo y mirar alrededor compruebes porqué Todo está aquí.

Español