Usted está aquí


  • Comunidad de Miami
    Comunidad de Miami

El puerto de Tela, la segunda ciudad más importante del departamento de Atlántida, guarda bajo el mismo sol caribeño:
un reino de aventuras -de tierra o agua- en sus dos parques nacionales y su jardín botánico, una colección de azules que solo empieza en sus playas, y otra de formas naturales en su arrecife. Todo con el sabor a Caribe de la machuca y el rice & beans entre ritmos garífunas, una cultura, Patrimonio Intangible de la Humanidad, que vive sobre la arena fina de aldeas como Tornabé, San Juan, La Ensenada y Triunfo de la Cruz.
Desde que Cristóbal de Olid la funda con ese nombre, el día de la Cruz de 1524, Tela espera casi inédita hasta que el enclave bananero la mueve a crecer en torno a la exportación de plátano durante el siglo XX. 
Lo mejor de toda la riqueza de Tela es que está hecha para compartir, para que te la lleves en los mejores recuerdos, lo cuentes y regreses por más.

Más Información VisitAtlantida

Por tierra, se llega a Tela desde el este (proveniente de La Ceiba o desde el suroeste (proveniente de San Pedro Sula o Tegucigalpa) a través de una carretera asfaltada en buen estado.

Desde Tegucigalpa el trayecto es de 299 km (186 millas aprox.); desde San Pedro Sula 99 km (62 millas aprox.); desde El Progreso 71 km (44 millas aprox.) y desde La Ceiba 104 km (65 millas aprox.)

Las principales compañías de transporte terrestre que llegan a Tela son Hedman Alas, desde Tegucigalpa y San Pedro Sula, y Diana Express, desde San Pedro Sula.

En Tela, la naturaleza se regala de muchas formas. La belleza de sus playas, a la vera de la ciudad, se complementa con las de arena más clara y fina de Punta Sal o Puerto Escondido y las aldeas garífunas Triunfo de la Cruz, Miami y La Ensenada. Los atardeceres de Tela son dignos de hacerse un lugar en el álbum familiar de todo el que los vive.

Sus humedales y áreas protegidas encierran un santuario para monos aulladores en Punta Izopo y el Parque Nacional Jeanette Kawas, donde sin mucho esfuerzo, y con la paciencia debida, podrás encontrar una interesante variedad de avesm residentes y migratorias. La zona se recorre mejor en lancha, atravesando canales naturales de mangles, haciendo estaciones en playas solitarias  o sumergiéndote en el arrecife.

Tela tiene la colección viviente de plantas exóticas más importante de América. El Jardín Botánico Lancetilla, concebido como un centro de investigación y experimentación es uno de esos lugares que guarda el Caribe para los viajeros más cursiosos.

La cultura garífuna también vive sobre la arena teleña, siempre dispuesta a recibir y compartir su forma de vida con quienes se acerquen con interés a conocerla.