Usted está aquí


  • Aguas Termales
    Aguas Termales

La capital del Caribe hondureño, novia de carnaval, terraza al mar, pista de baile, lanzadera de aventuras, planta baja y antesala de ricos tesoros naturales: La ciudad puerto de La Ceiba, nace alrededor de una inmensa ceiba, el árbol sagrado de los mayas, a finales del siglo XIX. Como muchas ciudades caribeñas se hace mayor de edad con el comercio del banano, que además la conecta al mundo, especialmente con Nueva Orleans (EE.UU.) y algunos puertos europeos.
Aquí espera gente hospitalaria y jovial, mientras disfrutas del sol en el mar, o exploras la riqueza de los parques naturales, arrecife, montaña y mangle, que la envuelven. Su mirador, quizás la montaña más alta a orillas del Caribe, es un bosque tropical de donde bajan corrientes empapadas de aventura.
Disfruta La Ceiba que espera con riqueza natural, gente de fiesta y ritmo vivo. Volverás con experiencias para compartir.

Más Información VisitAtlantida

El acceso por carretera a La Ceiba es fácil, a través de una carretera asfaltada y señalizada.  El trayecto desde Tegucigalpa es de 437 kms (272 millas aprox.) y desde San Pedro Sula 190 (118 millas aprox.) Hay al menos tres empresas de autobuses serias y confiables, con diferentes opciones horarias: Hedman Alas, Viana y Cristina.
Su aeropuerto internacional, Golosón, recibe a todas las líneas aéreas con vuelos domésticos: TACA Regional, Aerolíneas Sosa, Central American Airways , Aero Caribe y Lansha.
También puedes llegar por mar, desde Roatán, en el ferry Galaxy Wave o desde Utila en el Utila Princess. Ambos servicios tienen dos salidas diarias. El viaje desde Roatán dura dos horas y desde Utila una.

La Ceiba tiene diversos atractivos, y su gente no sólo es uno más, los aviva todos. Alegría y ritmo reciben al viajero todo el año. La Semana Santa, es un encuentro habitual para nacionales y extranjeros.
Y con ese calor todavía en el aire, llega el Carnaval a mediados de mayo; la feria, en honor a San Isidro, se echa bailando a la calle, y en junio, el motivo para celebrar es la paz.
En agosto, la cultura garífuna invita a disfrutar La Ceiba y sus alrededores, explorando ese patrimonio cultural vivo de la Humanidad y ¿cómo no? disfrutando entre baile, comida y sabores, el Festival Wafeduha Luma Ceiba.   
La ciudad respira y contagia ‘su modo’ a todas  actividades que acogen sus áreas naturales protegidas, el Parque Nacional Pico Bonito, bosque tropical con una biodiversidad apenas explorada, maravillosos parajes, ríos, casacadas y rápidos, rutas de canopy y rafting en el Río Cangrejal; el Refugio de Vida Silvestre Cuero y Saldado, la Laguna de Cacao, aguas termales y recorridos por agroindustrias; la gastronomía artesanal del casabe (bastimento garífuna) en tierra firme, y la aventura marina de las playas transparentes y el arrecife en Cayos Cochinos.