• Jardín Botánico Lancetilla
    Jardín Botánico Lancetilla

El Jardín Botánico Lancetilla es el segundo jardín tropical más grande del mundo, tiene la mayor colección de plantas exóticas en América Latina, con especies nativas de Oceanía, África y Asia, y sirve de hogar o refugio de paso a más de 300 especies de aves.
La compañía bananera lo crea en 1925 en el Valle de Lancetilla como un centro de investigación en el que también se experimentara con plantas tropicales con potencial económico.
Lancetilla cuenta con diferentes tipos de suelos y microclimas y se organiza en 3 áreas: el Arboretum, que es un jardín de árboles y plantas leñosas de todas las zonas tropicales del mundo, la Reserva biótica virgen, de unas 1200 hectáreas, que es la fuente de abastecimiento de agua de Tela y una zona de plantaciones experimentales.
Está a pocos minutos del centro de Tela y las ojivas naturales en las que se dobla el bambú en su entrada, el “Túnel de bambú”, se han convertido ya en un icono del jardín y de la ciudad. Dificultad: Baja.

Está ubicado a pocos minutos del centro de Tela, a orillas de la carretera que llega a Tela desde San Pedro Sula o El Progreso.

Accesible por tierra, en transporte privado o público, o dentro de un tour organizado, Lancetilla es una opción interesante para amantes de la naturaleza, aficionados a las aves o a la botánica, familias o grupos de amigos que buscan disfrutar los otros tipos de verde del Caribe hondureño.

Recorrer los senderos de Lancetilla te ofrece la posibilidad de conocer  el valle, su bosque, el río y la cuenca en donde viven más de 1,200 especies de árboles y plantas catalogadas dentro del segundo jardín tropical más grande del mundo. Las visitas guiadas por personal del Jardín te conducen a los animales, plantas, historias y anécdotas cultivadas y acumuldas a por más de 85 años, desde que Wilson Popenoe lo funda por encargo de la United Fruit Company.

Lancetilla es uno de los principales sitios para la observación de aves en el país, con más de 300 especies identificadas.

Los aficionados a plantas y animales, los senderistas y los observadores de aves tienen en Lancetilla un lugar al que dedicar mucho tiempo.